Un RESCOLDO puede ser la brasa que queda prendida al final de una vibrante guitarreada o esa primera leña con la que se inició el fuego para entibiar la casa.
 
   Un RESCOLDO es un fueguito que crece desde las brasas diversas, bravas y vivas que hay en nuestra Matria Grande. Es más que una reacción química, es la causa por la que se generan puntos de encuentro que propician el conocernos, mirarnos, escucharnos y re pensarnos.
 
» Un mar de fueguitos, dice Galeano que somos, una llama ardiente hecha de rescoldos.»